14 ene. 2013

Capítulo 53

No haremos nada si no saben qué hacemos
Martiño Xosé Vázquez Mato

Desde que inicié mi carrera investigadora, ahora profesional, me han acusado de ser demasiado localista. Será porque es mi realidad inmediata, la que conozco y, en suma, la que puedo cambiar. Soy un firme defensor del Think Global, Act Local. Es por esto que mi contribución a esta reflexión conjunta del Futuro de la Arqueología se centra en reflexionar sobre el ámbito de la misma y su percepción en los ciudadanos de nuestro radio de acción.
Si salimos de nuestro nicho conceptual, nos ponemos en la piel del 99% de la sociedad desconocedora de nuestra realidad profesional y nos preguntamos sobre arqueología, no a nivel global donde evidentemente clichés como Indiana Jones o las pirámides de Egipto se llevarían la mayoría de las referencias, sino en nuestro ámbito territorial más inmediato; lo primero que se nos debería venir a la cabeza son referentes cercanos como por ejemplo los museos arqueológicos de nuestras ciudades. En el caso de mi ciudad, Ourense, el museo lleva 12 años cerrado a la espera de una eventual reforma. Al igual que cerrados se encuentran otros “centros de interpretación” de yacimientos de la provincia como consecuencia de la falta de planificación e inexistencia de planes de viabilidad en su construcción. Situaciones que, a pequeña escala, reinciden en el concepto de “burbuja cultural” que todos los gallegos conocemos bien por nuestra hipoteca adquirida con el contenedor de Eisenman. De este modo un escaparate magnífico para acercar tanto nuestra labor como el patrimonio arqueológico a la sociedad, e incidir en la importancia de su protección, investigación y difusión, pasa inadvertido a ojos de cualquier ciudadano. Aquellos que algún día lo vieron abierto lo habrán olvidado y quienes no tuvieron esa suerte ni siquiera sabrán de su existencia.
¿Qué otro contacto puede tener una persona normal con la arqueología en nuestra provincia?. Si somos una persona con inquietudes culturales y leemos la prensa a menudo, podremos ver de cuando en vez alguna excavación arqueológica que, con cargo a alguna ayuda europea, pretende poner valor este u otro yacimiento. Pero pasan los meses y, salvo honrosas excepciones, no volveremos a saber nada del lugar. Otro tipo de contacto puede ser obligado por la Administración si tenemos la “mala suerte” de querer construir o reformar nuestra casa dentro de un conjunto histórico o área protegida de algún yacimiento y que para tener la preceptiva licencia de obra nos requieran de los servicios de un profesional en arqueología. Así pues, ante la atomización del sector con empresas que no son más que autónomos tratando de sobrevivir, pediremos presupuestos a algunos de ellos observando las grandes diferencias en los totales. Algunos hablarán de un supuesto convenio y otros ni lo mencionarán.
¿Qué futuro pretendemos tener con esta panorama?. Fuera de debates sobre la inexistencia de una titulación específica en arqueología, la evidencia de una administración anacrónica, el recorte en proyectos de investigación, reformas aberrantes en la legislación patrimonial, la dependencia del sector de la construcción, etc.; preguntémonos cuál es el reconocimiento social de nuestra profesión y qué hacemos para mejorarlo. Nosotros en eso estamos.

1 comentario:

  1. (bis ;)"persona con inquietudes culturales", Martiño, ese é efectivamente o receptor, e é él o que debería tamén esixir, pero non son lexión, infelizmente, e iso nótase, é un problema sociocultural de base, a planificación virá sempre ante a demanda social...aí a administración peca de non tentar atopar a fórmula, facer discriminación positiva co sector cultural, darlle unha volta, proxectos como o de Meirande en Redondela van nesa liña, partir do coñecemento previo, dos aprioris, para canalizar unha achega social ao que pode ser interesante, no que hai creada unha fábula previa, en definitiva, unha base cultural, sedimentada durante anos, no que se conxuguen, a fascinación, o misterio, etc, non o coñecemento en si, se non que se aproveite ese elo entre o coñecemento folclórico dun elemento cultural, incentivado a través da imaxinación positiva, esa que dende cativos nos axuda a entender o mundo mesmo que só teñamos unha parte do crebacabezas, porque iso é a historia e muito mais, dentro desta, a arqueoloxía.

    ResponderEliminar

Deja tu opinión aquí